En la Argentina actualmente hay 400 parques industriales, número que podría elevarse a 3000 si la mayor parte de las ciudades y localidades decidieran instalar las fábricas fuera del ejido urbano, y de este modo mejorar el medio ambiente al dotarlas de cloacas especiales y calles que soporten el tránsito pesado, afirmó el presidente del Parque Industrial Ezeiza, Martín Rappallini, en declaraciones a Télam.

«Ahora hay 400 parques industriales en la Argentina y hay muchos en proceso de creación. En la Capital y alrededores hay 70 parques, en la provincia de Buenos Aires 130 y el resto están en el interior», describió. Según Rappallini, en las zonas muy industrializadas del conurbano los parques son privados y público-privados, mientras que en el interior el 98% es de pertenencia pública. «La inversión en infraestructura es alta y está a cargo de los municipios», describió.

Mencionó como ejemplo el Parque Industrial de Pilar, que alberga a 150 empresas donde trabajan 15.000 personas. «En los parques industriales hay galpones fraccionados en áreas de incubación de distintos proyectos industriales», detalló.

A su entender, los parques industriales deberían ser una institución social más como la escuela o el polideportivo. Rappallini indicó que la instalación de empresas en esos complejos industriales origina beneficios impositivos, incluidos en la Ley de Promoción Industrial, que incluyen exención del pago de ingresos brutos entre 7 y 10 años, de impuestos a las patentes de hasta tres vehículos, impuestos inmobiliarios y de sellos.